Especial Noticias

Suspendida la edicion 2011 del Lagarto Rock

El Patronato Municipal de Cultura, Turismo y Fiestas del Excmo. Ayuntamiento de Jaén, comunica la suspensión del Festival Lagarto 2011 convocado para el 8 de octubre de 2011. El motivo de la citada suspensión es la elevada deuda económica que mantiene el Ayuntamiento con proveedores y premiados de las dos últimas ediciones (38.000 euros del año 2009 y 74.000 del año 2010), siendo imposible de solventar en los próximos meses por la falta de tesorería municipal. Ante esta circunstancia, y con el fin de no aumentar las deudas, se ha tomado esta dolorosa decisión en el año en que este Festival cumplía 25 años.

El Lagarto Festival se ha celebrado tradicionalmente en el mes de junio, pero la anterior corporación municipal decidió trasladarlo a octubre para ganar tiempo para resolver la compleja situación económica que atravesaba el Festival. No se trata de un déficit presupuestario, ya que en todas las ediciones el Lagarto ha cerrado balance dentro del presupuesto.

Desde el Patronato de Cultura se quiere agradecer a todos los patrocinadores y grupos concursantes su apoyo a esta iniciativa que se espera recuperar en el futuro, una vez que se resuelvan los pagos pendientes.

Breve Historia del Lagarto Rock

El concurso Lagarto Rock nació en 1987 con la idea del Ayuntamiento de Jaén de incentivar a los grupos noveles jiennenses, ofreciendo como premio la grabación de un álbum por parte del grupo ganador. Los únicos requisitos para participar eran que las letras y música de las canciones estuvieran compuestas por el propio grupo y que no tuvieran ningún disco en el mercado.

En 1993, ya con la colaboración de Canal Sur, el concurso pasó a ser autonómico, y poco más tarde se convirtió en el certamen más importante de Andalucía. El Instituto Andaluz de la Juventud fue otra de las instituciones que decidió colaborar en este evento, ampliamente apoyado por los jóvenes. La calidad de los grupos invitados fue otro de los alicientes para que el certamen aumentase su popularidad.

En 2002 el certamen sufrió otros tres cambios de consideración. Por una parte, se extendió al territorio nacional, con lo que se convirtió en una de las mayores lanzaderas para los grupos noveles de toda España. Por otro lado, se amplió el certamen a dos modalidades: «Rock y metal» y «Pop y nuevas tendencias», por lo que el festival pasó a celebrarse en dos días y perdió la palabra rock en el nombre, llamándose desde entonces Lagarto Festival. Y por último, se cambió el premio por otro en metálico de 6.000 € para el ganador y 2.000 € para el segundo clasificado en cada modalidad, ya que se consideró que las grabaciones estaban más al alcance de los grupos.

En la XIX edición (2005) se batió el récord de maquetas del concurso, con un total de 523 recibidas. Las provincias con mayor aportación de maquetas fueron, en este orden, Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Valencia y la propia Jaén.

[blackbutton link=»http://www.lagartofestival.org/»] Lagarto Rock [/blackbutton]

Manifiesto de la Plataforma ¿Podremos evitar que el Lagarto (Rock) reviente? en Facebook

Hace ahora 24 años que se celebró el primer Lagarto Rock. Fue en el año 1987, no hubo grupos invitados, solo bandas, que confiando en su talento decidieron tocar en Jaén, esa ciudad rodeada de olivos. Durante todos estos años han sido muchas las bandas que han pasado por su escenario en La Alameda, jóvenes enérgicos que presentaban sus propuestas a otros jóvenes, con los oídos muy abiertos, sedientos de cultura. Los primeros invitados fueron Héroes del Silencio en 1988, los últimos SFDK. 24 años de evolución musical, reflejo mismo de una sociedad cambiante, de una juventud heredada generación tras generación, cada una con sus gustos, con sus inquietudes, con sus medios, pero con la misma fuerza y energía que en estos tiempos se han convertido en una arma peligrosa para la clase política.

Los jóvenes de 1987 ya son cuarentones que grababan cassettes, pinchaban vinilos y se prestaban música. Los de 2011 navegan en Internet, descargan canciones y conocen los formatos digitales. Pero la esencia es la misma. Todos estos jóvenes jiennenses (y no jiennenses) compartieron días de música, de charlas, de risas, de cultura, de creación, de crecimiento, de evolución. Porque eso era el Lagarto, un punto de encuentro de una generación que se abría hueco en un mundo que cada vez más se olvidaba de ellos. Una resistencia ante la inactividad e incompetencia política, un respiro de libertad entre tanta asfixia. Y nos lo han robado.

2011 es un año marcado por una brutal crisis económica de la que los mismos que nos indujeron a ella no saben sacarnos. Un mundo cada vez más injusto y bipolar. Plagado de términos macroeconómicos, de guerras absurdas, de mercados que se hunden y recortes sociales. Porque los que pagan, al final, son los perjudicados por sus juegos, sus especulaciones.

Jaén ha sido históricamente una provincia olvidada. Abundante en materia prima, una isla en un mar de olivos. Los jóvenes jiennenses hemos peleado y seguimos peleando por nuestro futuro incluso cuando las circunstancias nos dejaban en desventaja con otras provincias. Un problema económico-social que nos ha acompañado en toda nuestra historia, que solo es combatible con la cultura. Lagarto siempre ha sido signo identificativo de nuestra provincia, de nuestra juventud, de nuestra cultura. Mucho más que un simple festival, era nuestra ventana al mundo, nuestro grito pidiendo más protagonismo, y sobre todo, nuestra demostración de que en Jaén también había jóvenes, inteligentes, sociables, ambiciosos y con ganas de aprender y escuchar.

Pero lo que antes era motivo de orgullo se ha convertido en una fuerza incontrolable. Nos tienen miedo. No quieren que nos unamos, que hablemos, que interactuemos. Saben de nuestro potencial y pretenden aislarnos. Nos privan de la cultura, nuestra arma para salir del ostracismo al que nos someten. Jaén necesita del Lagarto, como del Etnosur, como del Blues Cazorla, necesitamos de la cultura para poder despertar. Y nos lo quitan por motivos económicos, porque no es rentable. La riqueza del Lagarto es demostrable, también en datos económicos, pero sobre todo, por lo que ha aportado a tantas generaciones. Ahora ha sido el Lagarto, pronto serán los demás.

NO PODEMOS PERMITIR QUE DESTROCEN NUESTRA CULTURA.

Por ello exigimos:

NO A LOS RECORTES CULTURALES
NO A LOS RECORTES SOCIALES
NO A UN JAÉN SIN LAGARTO
NO A UN JAÉN SIN CULTURA
NO VAN A CALLARNOS.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies